Cuatro oficiales de la Policía, entre ellos un comisario y un subcomisario, fueron imputados de estafar al erario público, al quedarse con el dinero destinado al combustible de las patrullas en la ciudad de Mar del Plata.

En una causa por “fraude agravado a la administración pública”, a cargo del fiscal David Bruna, quedaron imputados el comisario Flavio Casas, jefe del Comando de Patrullas local, y el subcomisario Alejandro Bravo, ademas de otros cuatro oficiales cuya identidad no se había difundido, de acuerdo con lo informado por el diario La Capital de Mar del Plata.

Casas y Bravo ya habían sido separados de la institución por la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial, junto a otros cuatro policías por el mismo caso: el capitán Cristian González, el oficial subinspector David Domínguez, el teniente Gustavo Fugas y la oficial subayudante Victoria Campana.

Los policías fueron acusados de quedarse con dinero que el Estado destina al combustible de motos y patrulleros de la fuerza. El fiscal Bruna consideró que “el Estado fue gravemente perjudicado y estafado”. Según detalles de la investigación que trascendieron, los policías son sospechados de utilizar un aparato que les permitía simular una mayor cantidad de kilómetros a la que en realidad recorrían las patrullas.

Se infiere que en el del Comando de Patrullas Sur habrían adulterado los odómetros de motocicletas y al menos un móvil para que generaran un mayor kilometraje. El fiscal Bruna advirtió que el monto de la defraudación al Estado podría ser muy alto. “Todavía no podemos saber el monto de la defraudación, pero estamos hablando de una cifra muy importante”, afirmó en ese sentido en declaraciones a una radio local. El fiscal advirtió que a partir de ahora se iniciará una etapa engorrosa en la investigación en la que, entre otras tareas, se deberá revisar una importante cantidad de libros contables.

Fuente: Elintransingente

Loading Facebook Comments ...