Este año de manera persistente, los subsidios que el Estado Nacional destina al sistema de transporte público de pasajeros se están restringiendo.

Este año de manera persistente, los subsidios que el Estado Nacional destina al sistema de transporte público de pasajeros se están restringiendo. Las voces de alarma la dieron los entes que regulan el servicio en Santa Fe y Salta, dos provincias donde el reciente aumento del 15 por ciento que acordaron con los choferes de la UTA no se pagará a través de los subsidios como era hasta ahora, sino que la Nación abonará el primer 5%, y el 10% restante lo tendrán que afrontar las empresas privadas o en el caso de que sean municipales o provinciales, los estados responsables.

Si bien esos descuentos aún no han generado grandes cambios en el funcionamiento de las empresas locales, Carlos Ponce, presidente de Transpuntano, admitió que “en los dos últimos años los subsidios al transporte han ido disminuyendo sensiblemente”. Pero aclaró que “al día de la fecha no hemos tenido ningún inconveniente, no sabemos si en el futuro podría pasar”.

Según explicó hicieron “todas las presentaciones en la Secretaría de Transporte y gracias a la buena voluntad de ellos recibimos los subsidios nacionales en tiempo y forma. Además estamos al día con nuestras rendiciones de gastos como lo estipula la ley, por eso hasta el momento es absolutamente normal la transferencia del Sistau (al Sistema Integrado de Transporte Automotor) y el CCP (Compensación Complementaria Provincial) a Transpuntano”.

Ponce detalló que uno de los subsidios “cubre un 48 por ciento del salario de los choferes (CCP) y el otro da cobertura al 45 por ciento a los gastos operativos. El resto es lo que aporta la empresa municipal para su funcionamiento. Además hay otro ítem que es el gasoil que viene con el precio subsidiado y es aproximadamente el 40 por ciento de lo que consumen las unidades”. Dijo que se trata de “unos 260 mil litros que cubren menos de la mitad de la demanda mensual” y que en la última compra de combustible “se pagó un 23 por ciento de aumento sobre lo que valía el año pasado. Eso provocó que debiéramos desembolsar más dinero para cubrir la misma cantidad que usamos para hacer operativa toda la flota”. El funcionario dijo que la empresa YPF es la que les provee del gasoil y se los entrega en la planta de la ruta provincial Nº 3.

El primer dato que confirma esa tendencia se puede ver entre el 2015, donde la empresa municipal recibió 66,25 millones de pesos, y el 2016 cuando esa cantidad bajó a 60,56 millones. Según los datos del Ministerio de Transporte de la Nación, desde 2005 recibió 271,18 millones y hasta hace poco ocupaba el puesto 167 en el ranking de las empresas subsidiadas. Otro dato que difundió el Ministerio fue que a octubre de 2016 todas las empresas de la provincia de San Luis (servicio urbano e interurbano) percibieron 651,93 millones de pesos que corresponde al 0,5% del total del país y ocupa el puesto 18. Ese ranking lo lidera la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (57,290 millones), después le sigue la provincia de Buenos Aires (47.116) y tercera está Córdoba (6.695).

También explicó que “cuando planteamos la adecuación de la tarifa lo hacemos en función de los costos operativos que van aumentando y de la proporción de subsidios que vamos perdiendo. Pero insisto en que formalmente no nos han informado que los vayan a retirar”. Y además opinó que “no sería viable que el gobierno nacional tome la decisión de dejar de subsidiar el transporte público porque ese 45 por ciento que hoy aporta la Nación habría que trasladarlo directamente al precio del boleto y eso haría que ahora el valor fuera de 14,50 pesos, de un día para otro. Yo creo que eso no va a suceder y prefiero pensar que el Estado Nacional tiene presente que el servicio urbano es esencial”.

Fuente y foto: El Diario de la República.

Loading Facebook Comments ...