La diferencia con Alegre fue de 4 puntos. Con el 96% de las mesas escrutadas “el resultado es irreversible”, informó el Tribunal Superior de Justicia Electoral.

El oficialista Mario Abdo Benítez se impuso en las elecciones presidenciales de ayer en Paraguay por poco más de cuatro puntos porcentuales con el 96% de las mesas escrutadas, informó el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).

El presidente del TSJE, Jaime Bestard, anunció como presidente de la República electo al candidato colorado. “Tenemos una diferencia marcada a favor de un candidato. Es absolutamente irreversible. Aclaro que la transmisión de las últimas mesas pendientes va a continuar. Quedan 1.000 mesas a ser cargadas, pero eso hace imposible que se revierta el resultado. El ganador es el señor Mario Abdo Benítez”, mencionó.

En conferencia de prensa, el titular de la Justicia Electoral detalló que los resultados finales, en un 96% que arroja el sistema de transmisión de resultados electorales preliminares (TREP) del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), son los siguientes: el ganador se corona con 1.160.619 votos (46,49%) y en segundo puesto queda el derrotado con 1.066.325 votos (42,72%).

Abdo Benítez es desde anoche el sucesor de su correligionario Horacio Cartes, dado que en Paraguay no hay balotaje y para consagrarse presidente solo basta sumar la mayor cantidad de votos en la primera y única vuelta.

La victoria del candidato colorado comenzó a palpitarse a la hora de cierre de los centros de votación, cuando, pese a la prohibición vigente, se hicieron públicas dos encuestas a boca de urna que, sin mencionarlo por su nombre, lo dieron ganador.

Un par de horas después, Abdo Benítez —conocido como Marito por ser el hijo homónimo de quien fue el histórico secretario privado del dictador Alfredo Stroessner— llegó a la sede de su comando de campaña, a la espera de un resultado irreversible, para pronunciarse.

El candidato colorado lanzó en las últimas semanas un pliego de propuestas: promover una Asamblea Nacional Constituyente que trabaje sobre una necesaria reforma del Poder Judicial, lograr una “revolución educativa” que lleve el porcentaje de Educación a 7 por ciento del PIB, y mejorar la base contributiva del país, que tiene un esquema con impuestos muy bajos.

Poco antes de que se cerraran las urnas, el jefe de campaña del Partido Colorado, Alberto Alderete, sostuvo en rueda de prensa que los resultados estaban “a la vista y las elecciones no ofrecían ninguna sorpresa”.

La jornada transcurrió en general con tranquilidad, afirmó la jefa de la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), la ex presidenta costarricense Laura Chinchilla.

“Ha sido un proceso bastante tranquilo; la organización está bien; teníamos algunas preocupaciones al principio, como la integración de las mesas electorales, pero se ha pasado la prueba”, dijo Chinchilla a periodistas en Asunción.

El mayor incidente de la jornada tuvo lugar en Luque, en los alrededores de Asunción, donde un grupo de seguidores del candidato a senador colorado Oscar González Daher, a los que el diario ABC Color describió como “unos 50 vándalos organizados en una suerte de barra brava”, golpearon en un centro de votación a cuatro periodistas mientras la Policía “se limitó a mirar desde lejos”.

González Daher ya fue senador, pero el Congreso lo destituyó a fines de 2017 luego de que se divulgaran grabaciones de conversaciones que reflejaron que utilizó su cargo de presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados para favorecer indebidamente a amigos.

Además del próximo presidente —cargo para el que se postularon otros ocho candidatos—, los paraguayos eligieron ayer vicepresidente, 45 senadores titulares más 30 suplentes, 80 diputados titulares más 80 suplentes, 17 gobernadores, 17 juntas departamentales, y 18 parlamentarios del Mercosur titulares más 18 suplentes.

Benítez asumirá la jefatura del Palacio de López el 15 de agosto y se quedará hasta 2023, sin chance de reelección, al menos hasta ahora, porque la Constitución veta esa posibilidad.

Los primeros pasos

Mario Abdo Benítez nació el 10 de noviembre de 1971, inició su formación académica en el Colegio San Andrés (1976-1989) y GED Test EE.UU. (1989) donde culminó su primaria y secundaria. La universidad la realizó en Teikyo Post University, Connecticut, EE.UU. (1995) obteniendo el título de Licenciado en Marketing.

En 1989 recibió formación de la Fuerzas Armadas de la Nación: título de Sub Teniente de Aviación de Reserva y Paracaidista Militar.

En la política comenzó en 2005 como integrante del movimiento “Reconstrucción Nacional Republicana”. Luego perteneció al movimiento “Paz y Progreso” y fue vice presidente del Partido Colorado.

Nota y foto: El Diario de la República.