Son los puntanos que estudian en la plataforma digital estatal. La idea es que consigan empleo en firmas de jerarquía.

“Me costó al principio, como todo lo nuevo. Pero después avancé, aprendí cada vez más y ahora me encanta. Quiero ser programadora, me gustaría mucho trabajar en esta profesión. Ojalá siga avanzando y pueda postularme en alguna empresa”, dice Soledad y su entusiasmo contagia. Es una de los 20.900 jóvenes que se capacitan en la plataforma digital Programadores 3.0 que impulsa el Ministerio de Ciencia y Tecnología del Gobierno de San Luis para fomentar esta profesión. En los últimos días, unos mil chicos profundizaron su avance en sus estudios y, según calculan en la cartera tecnológica, en julio podrían culminar su aprendizaje y, tras certificar su evaluación final, estarán listos para ingresar a trabajar en alguna empresa informática del cualquier lugar del mundo. Así un chico del interior de la provincia, con creatividad y esfuerzo, podría terminar trabajando en una multinacional local  o extranjera.

El grupo más avanzado, que pertenece a la franja de jóvenes mayores de 18 años, comenzó sus estudios en diciembre de 2017 tras inscribirse en la plataforma digital donde, etapa a etapa, aprenden los distintos elementos para diseñar programas de computación, aplicaciones virtuales y páginas web que ayuden a resolver u organizar problemas o situaciones que surgen en todas las áreas o industrias existentes. Para ello, además del entrenamiento que reciben en el programa estatal, la creatividad de cada joven es fundamental.

En los últimos cuatro meses, la cantidad de personas de distintas edades que se sumaron al curso sorprendió a los responsables de la plataforma y el progreso en sus estudios y entrenamiento es sostenido. La idea macro es que San Luis se transforme en un polo de formación de programadores, la ocupación más requerida en el mundo. Sólo en Argentina se crean 5.000 puestos nuevos de trabajo de programación.

Otro atractivo para dedicarse a esta profesión son los buenos sueldos que percibe un programador: en Argentina van desde los $25.000 mensuales, salarios que mejoran con la experiencia que el profesional adquiere con el tiempo. Y en muchos casos, según las empresas que los contratan, incluso pueden trabajar desde la comodidad de sus casas.

Fuente y foto: El Diario de la República.

Loading Facebook Comments ...