Hay unas 650 motos y 10 autos. Antes de la compactación, llamarán a los dueños para que los retiren. 

No cabe ni un alfiler. El depósito municipal está colapsado de vehículos que nunca fueron retirados por sus dueños, luego de ser trasladados allí a raíz de un operativo o control. Actualmente hay unas 650 motos y 10 automóviles. Pero al parecer, el panorama cambiará. Esta semana, el Concejo Deliberante aprobó la destrucción de todos esos vehículos para descomprimir el establecimiento, un pedido que había ingresado al recinto hace un año.

Pero antes de que los rodados se conviertan en una montaña de chatarra, la Secretaría de Gobierno deberá publicar un listado con todos las unidades que se encuentran en el depósito. Una vez listo, lo darán a conocer en la página oficial de la Municipalidad (villamercedes.gov.ar/lagaceta.villamercedes.gov.ar), en las páginas de El Diario de la República y el boletín oficial.

En caso de reconocer alguno, los dueños tendrán quince días para presentarse en la Comuna con la documentación y los papeles que garanticen que es de su propiedad. Una vez que finalice ese lapso, todos los que no fueron retirados serán destruidos.

Oscar Montero, autor del proyecto, dijo que la medida pretende liberar espacio ya que si siguen ingresando vehículos, tendrían que pensar en otro lugar donde depositarlos y eso generaría un gasto  para el ejecutivo. “Se ha hecho todo lo posible para descomprimir, pero notamos que no es un tema económico. Hace dos años se implementó un pago voluntario y mínimo para que todos pudieran acceder a retirar su motocicleta o auto: se dictó una moratoria con costos que no llegaban a los 150 pesos y sólo tres vecinos se arrimaron. Los vehículos aparentemente no se van a retirar pero existe la posibilidad de que sí. Por eso se estableció un plazo de treinta días”, explicó.

A su vez, Montero indicó que la mayoría de los rodados no están registrados o no fueron retirados porque los propietarios no cuentan con la documentación o no la tienen en regla. Tanto es así, que consideró que de las seiscientas, al menos unas cuatrocientas están en condiciones para ser destruidas.

“De todas maneras tenemos que cumplir con el procedimiento y darle la oportunidad a los vecinos y si cuentan con todos los documentos, puedan retirarlos”, sostuvo el concejal.

La ordenanza también contempla que en el caso de que “sobreviva” alguna moto o auto que se encuentre en buenas condiciones, pueda utilizarse con tres propósitos: como material de práctica y estudio en las universidades, escuelas e institutos técnicos, para que reemplacen la tracción a carga (un proyecto en el que trabaja la Municipalidad y Tenencia Responsable de Mascotas), o transformarlos en vehículos para personas con discapacidad motriz.

Por último, Montero reafirmó que de ahora en adelante, la normativa le brinda las facultades al Tribunal de Faltas para que, si transcurre un plazo mínimo de dos años desde que se produce el secuestro, puede disponer de la compactación. También se estableció que cada vez que se junten cien o más vehículos, se tiene que aplicar el sistema”, dijo.

“Pensamos que lo mejor sería destruirlas porque no es viable enviarlas de nuevo a la calle, como se hizo en San Luis con los remates. Sobre todo porque la ciudad está súper poblada de motos y es un problema”, concluyó.

Fuente y foto: El Diario de la República.

Loading Facebook Comments ...