El presidente del Consejo Europeo sostuvo que “no se excluyen medidas adicionales”. La decisión fue tomada en simultáneo por Francia, Alemania, Italia, entre otras naciones.

Catorce países de la Unión Europea (UE) resolvieron expulsar a diplomáticos rusos en respuesta al envenenamiento de un exespía ruso y su hija en Salisbury (Reino Unido).

Según anunció hoy el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la red social Twitter: “Hoy catorce estados miembros han decidido expulsar a diplomáticos rusos como consecuencia directa de las discusiones del Consejo la pasada semana sobre el ataque de Salisbury. No se excluyen medidas adicionales, incluidas más expulsiones, en los próximos días o semanas”.

Entre esos países se encuentran Alemania, Francia, Holanda o Dinamarca. “No se excluyen medidas adicionales, como nuevas expulsiones dentro del marco común europeo, en los próximos días y semanas”, dijo Tusk.

El jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, afirmó que la expulsión de París de cuatro diplomáticos rusos tendrá lugar en una semana. En tanto, Italia resolvió echar del territorio a dos funcionarios acreditados en la lista diplomática en la embajada de la Federación de Rusia en Roma.

Skripal en un negocio de la ciudad de Salisbury.

En sintonía, Berlín también hizo lo propio con cuatro diplomáticos. Según trascendió, Berlín dio este paso en solidaridad con Reino Unido y también debido a que el Ejecutivo encabezado por Angela Merkel está molesto con Moscú por el presunto ataque cibernético perpetrado por hackers rusos contra el Ministerio de Exteriores germano.

En resumen, Alemania, Francia y Polonia expulsaron hasta ahora cada uno a cuatro diplomáticos rusos; la República Checa y Lituania a tres: Italia, Dinamarca y Holanda a dos, y Letonia, Estonia y Finlandia a uno. Los otros tres países que procedieron a expulsiones son Rumanía, Suecia y Croacia.

La guerra de espía que desató una crisis internacional

El 4 de marzo pasado el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia fueron encontrados en estado crítico en el banco de un parque de la ciudad de Salisbury, en el sur de Inglaterra. Desde entonces luchan por su vida en un hospital, al igual que un policía que los ayudó y fue contaminado.

Skripal es un excoronel de los servicios secretos militares rusos que fue condenado en 2006 a 13 años de prisión por alta traición por haber colaborado durante años con los servicios secretos británicos, el MI6.

En 2010, Skripal salió de Rusia en un intercambio de espías rusos acordado con Estados Unidos, canje que tuvo lugar en Viena, y desde entonces llevaba una vida aparentemente muy tranquila en el Reino Unido.

Según algunos expertos, el ataque lleva la marca del Kremlin. Pavel Felguengauer, analista del diario Novaya Gazeta, dijo no tener “ninguna duda de que se hizo siguiendo órdenes de Moscú porque nadie más podría estar interesado”. “Entra en las tradiciones del FSB. Siempre pensaron, y siguen pensando, que hay que castigar a los traidores para mantener la disciplina en las filas de los servicios de seguridad”, aseguró. Fuente y foto: Todo Noticias.