La normativa se apoya en la nueva Ley de Viviendas. El deudor que adhiera y luego no pague puede ser desadjudicado.

Llegó el tiempo de demostrar buena voluntad. Es hora de dejar la cuenta más importante para más adelante y empezar a honrarla y cumplir por lo que significa. Hoy (lunes), desde las 8, en las sedes de la Dirección Provincial de Ingresos Públicos (DPIP) comenzará a regir el Plan Extraordinario de Refinanciación de Cuotas de Viviendas Sociales, el nombre que le dio el Gobierno de San Luis al programa que le permitirá a los deudores de casas construidas por el Estado a elegir un nuevo esquema de pagos y así, al cumplirlo, encaminarán su rumbo para convertirse, de una vez por todas, en dueños legítimos de sus inmuebles.

La financiación -que abarca todos los planes desarrollados en las últimos décadas surgió a través de la flamante Ley de Viviendas y apunta a aquellos que deben 10 o más cuotas. Especialmente a los que ya recibieron su casa, pero que nunca la pagaron. Incluso las viviendas cuyas cuotas van entre los $19, $60 y $90 por mes.

La modalidad de pago llega un año después de la suspensión en el cobro de cuotas que decidió el Estado para que, tras ese plazo, la gente pueda pagar de una manera accesible. Será un borrón y cuenta nueva que, en esta última oportunidad, tendrá que cumplirse sí o sí.

Toda la planificación fue desarrollada por la Secretaría de Vivienda provincial que dispuso de tres opciones para que los beneficiarios elijan la que más les convenga. En primer lugar ofrece un pago contado, con un descuento del 15% sobre los intereses, para los adjudicatarios que opten por la cancelación total de la deuda.

La resolución también invita a adherirse a un pago en 6 cuotas mensuales, iguales y consecutivas.

Y la última oferta establece 12 pagos mensuales, iguales y consecutivos. En este caso con un interés por financiación con una tasa del 1,5% mensual.

Fuente y foto: El Diario de la República.