En total, durante las tres jornadas, alrededor de cien mil espectadores disfrutaron de la tradición ecuestre y musical.

A la tarde, el público vivió un intenso domingo, entre galopes y relinchos, para ver a los mejores jinetes nacionales e internacionales. Y ya por la noche, sobre el campo “Julio Freixes”, se desató la polvareda con los caballos y los aplausos de las más de treinta mil personas, en la última jornada del evento que concitó la atención de los puntanos y también del país.

“Don Julio Freixes falleció hace veinte años y fue uno de los soñadores de que al sur de San Luis llegaran las autopistas, el trabajo y la organización de la empresa rural”, recordó el gobernador Alberto Rodríguez Saá durante una entrevista transmitida por la TV Pública.

El mandatario destacó la continuidad de esta 12ª edición y las inauguraciones del predio más el estadio para la cultura ecuestre. Asimismo, resaltó el crecimiento turístico y cultural provocado por esta fiesta nacional.

“Ya estamos pensando en el próximo festival. Queremos hacerlo mejor que éste y más grande, y que venga gente de todo el país”, aseguró uno de los organizadores, Sergio Freixes.

Poco antes de la medianoche comenzaron los espectáculos musicales. Luego, se premiaron a los domadores grandes y pequeños. El Chaqueño Palavecino y Ulises coronaron la última luna ante una multitud que se dio cita para compartir las diferentes actividades del festival y para disfrutar un cierre brillante ante sus ídolos musicales.

Fuente, foto y vídeo: ANSL.