Este jueves mujeres de 57 países reclamarán medidas urgentes contra los femicidios, la brecha salarial, el acoso, la violencia machista, el techo de cristal y la desigualdad.

¿Cuándo?

“Si nosotras paramos, el mundo para” es el lema central del Paro Internacional de Mujeres de este jueves. El #8M, el segundo consecutivo de este tipo en la historia con la participación activa de mujeres de 57 países.

¿Quiénes?

Agrupaciones, colectivos, redes, grupos, gremios y ONG de todo el mundo, aún con realidades muy diversas, organizan de forma autoconvocada el #8M que va desde Buenos Aires a Roma, desde Madrid hasta el Kurdistán, con posiciones urgentes contra los femicidios, la brecha salarial, el acosos, la violencia machista, el techo de cristal  y la desigualdad en las sociedades patriarcales. Las calles de las principales ciudades serán escenario para levantar banderas por los derechos, por la igualdad salarial y por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito.

En San Luis

La Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos realiza la convocatoria en San Luis en la esquina de Mitre y Balcarce a las 18 horas con el lema “Marcha sin violencia, por igualdad y libertad”.

Las redes, centrales para movilizar

Las consignas internacionalistas y feministas estallaron en las redes sociales como contraseñas compartidas: #WeAreEveryWhere, #NosParamos, #HuelgaFeminista, #MiCuerpoMiDesición, #SoyUnCuerpoEnLibertad, #FeminismoInclusivo y #WeStrike, entre otras muchas.

¿Cómo parar?

Se trata también de un paro económico formal e informal. En España, por ejemplo, convocan a una huelga laboral, de consumo, de cuidados y de educación, con la equidad en el centro de debate.

En el caso de las italianas de Non Una Di Meno que van directo al hueso de la trama gremial mayoritariamente masculina: “Frente a la más grande manifestación global de mujeres contra la violencia patriarcal y neoliberal, nosotras creemos que los sindicatos deben aprovechar esta oportunidad”.

Los antecedentes

Cintia Arruzza, impulsora del paro en Estados Unidos, sostuvo que las huelgas de mujeres se remontan a 1975 con el paro de las islandesas que reclamaban igualdad salarial. Cinco años después, Vigdis Finnbogadottir, una madre soltera, se convirtió en la primera presidenta de Europa  y la primera en el mundo elegida democráticamente.

“Hace dos años, el movimiento feminista polaco recuperó esta forma de lucha y organizaron una huelga  contra la prohibición del aborto. Lo mismo ocurrió en 2016 en Argentina con la movilización contra la violencia de género”, dijo.

“Las huelgas de mujeres son una forma muy poderosa del movimiento feminista porque evidencia el poder que tenemos como trabajadoras, pero también en la esfera social reproductiva, en el hogar, que no se reconoce ni se valora como debería”, explicó Arruza.

“Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, es otra vez el lema de la huelga traccionada, principalmente desde América Latina y el Caribe, países en los que el grito de “Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos” resuena en la región más desigual del mundo, donde el 10% de la población es dueña del 71% de las riquezas y donde se encuentra 14 de 25 países del mundo con las tasas más altas de femicidios.

Fuente y foto: Agencia Télam.