La gente prefiere hacer el trámite por temor a las multas.

Continúa la incertidumbre que cae como un velo sobre el puesto de Inspección Técnica Vehicular (ITV) ubicado en el ingreso a Juana Koslay. Los automovilistas no quieren correr el riesgo de salir a la ruta y que la Policía de otras provincias les pidan la polémica oblea, y prefieren hacer la interminable cola en el taller móvil aunque aún esté en tela de juicio su validez.

El Diario de la República habló con algunos de los conductores que ayer, armados de la fuerza de la paciencia, hacían cola esperando que comenzara el turno de la tarde para hacer la ITV en el puesto de avenida Santos Ortiz y bulevar Anglada.

Eduardo Mora estaba primero en la fila, extendió una reposera y se sentó a esperar unas tres horas a que vuelva a abrir el taller. “Yo la hice el año pasado y la verdad que estuvo todo bien. Viajé a Uruguay con el auto, me pararon en Córdoba y me dijeron que estaba bien. Así que aparentemente es válida. La Policía te mira que tengas la oblea y si es así no te dicen nada”, manifestó.

Fuente y foto: El Diario de la República.