A partir del 1 de enero del 2018 el presidente de Turkmenistán, Gurbanguly Berdimuhamedow prohibió el uso de automóviles negros. El líder supersticioso cree que las cosas blancas traen buena suerte y por eso ha ordenado a su personal que solo compre autos blancos.

Cualquier persona que tenga un automóvil negro tendrá que pagar para que se lo pinte. Si violan la ley, los carros serán confiscados. Para recuperarlos, los dueños tendrán que pagar una multa y firmar un documento en el que se comprometen a cambiar la pintura, ya sea blanca o plateada.

Cabe señalar que Asjabad es conocida como la “Ciudad de mármol blanco”, la capital posee el Récord Guinness por la mayor concentración de edificios de mármol blanco. Además, el presidente es amante del color blanco, vive en un palacio blanco y viaja en limusinas blancas.

Turkmenistán tiene leyes estrictas en lo que respecta a los automóviles. El uso de polarizados en los vidrios es ilegal. En 2015, prohibieron la importación de cualquier automóvil negro. Recientemente, el país también prohibió a las mujeres conducir, ya que según las estadísticas “oficiales”, la mayoría de los accidentes de tráfico son provocados por mujeres conductoras.

Fuente: La Nación.