Defensa del Consumidor realizó ayer una inspección y comprobó que no tenían la documentación.

Una inspección realizada por el Programa de Defensa del Consumidor de San Luis podría ser la respuesta a los interrogantes que trajo la instalación del taller móvil que realiza inspecciones técnicas vehiculares, en el acceso a Juana Koslay. Su titular, Alberto Montiel Díaz, aseguró que ayer “mandamos a los inspectores, y no mostraron nada, no tenían ninguna documentación”. Advirtió que dieron un plazo de 48 horas “para que presenten todos las habilitaciones necesarias, sino se les implicará una multa, una sanción o incluso la clausura”.

El subjefe de la Policía, Claudio Latini, manifestó que, desde su punto de vista, “este taller no es legal. La empresa presenta irregularidades, no sabemos si está o no avalada a nivel nacional. Las obleas que entregan no son las mismas que dan los talleres autorizados. Además, el lugar debería tener un elevador o una fosa y contar con un ingeniero. Según la Ley de Tránsito, no estarían dentro de la legalidad porque no tienen esos elementos para realizar la correcta verificación”.

Fuente y foto: El Diario de la República.