La Justicia provincial reveló que las víctimas son niñas de entre 12 y 16 años que fueron contactadas por Facebook y WhatsApp.

En lo que va del año, la Justicia provincial acumula siete denuncias de padres que informaron que sus hijos fueron contactados por un adulto que intentaba consumar el delito de “grooming”. Esta nueva conducta criminal se la define como “todas las acciones que realiza un adulto en las redes para ganarse la confianza de un menor de edad  con el objetivo de obtener beneficios sexuales”.

El departamento de Delitos Complejos del Poder Judicial informó que en los siete casos intentaron captar a niñas de entre 12 y 16 años: a cuatro de ellas lo hicieron a través de Facebook, mientras que a las otras tres por contactos de la aplicación WhatsApp. Sólo en uno de ellos el “groomer” (acosador) era de otro país (Perú), el resto son personas que residen en la provincia.

Carina Bernal, especialista en criminalística, y David Fuentes, ingeniero en telecomunicaciones, son integrantes de ese departamento que empezó a funcionar en marzo de este año y fueron los encargados de peritar los dispositivos que contenían los mensajes de acoso sobre estas siete adolescentes. Bernal dijo que este delito está tipificado en la ley 26.904 sancionada en 2013 y explicó que “la parte pericial ya está hecha y en todos  los casos dio positivo la existencia real de mensajes de contenido sexual de un mayor a un menor. Ahora falta la vía procesal que resolverá el juez”. Explicó que “los más chicos están inmersos en la tecnología pero desconocen la peligrosidad que implica a veces contactarse con desconocidos. En las clases de grooming que damos en las escuelas la idea no es asustarlos pero sí prevenirlos a ellos y sus padres de que hay gente del otro lado que utiliza mal esta tecnología y que están a la espera de captar a un menor con fines sexuales”.

Fuente y foto: El Diario de la República.