Hermano de la madre del Jefe de Gabinete, era considerado un hombre cálido y humanista de bajo perfil, pero apasionado por la política.

Murió anoche Rafael “Raffy” Braun, tío de Marcos Peña pero, más que nada, un sacerdote muy culto e influyente en lo que Jaime Durán Barba denomina el “Círculo Rojo”. Hermano de la mamá del Jefe de Gabinete de Ministros, Clara Braun, con quien tuvo una relación muy estrecha, nació en 1935 y manifestó desde muy joven su vocación sacerdotal, que combinó con sus inquietudes intelectuales.

Obtuvo un doctorado en Filosofía de la prestigiosa Universidad de Lovaina, en Bélgica, y fue licenciado en teología de la Universidad Católica Argentina (UCA). Fundó en 1978 la revista Criterio, que dirigió hasta 1993, aunque siguió relacionado con la publicación hasta sus últimos días.

Por su dedicación a los asuntos periodísticos fue designado miembro de la Academia Nacional de Periodismo. También fue colaborador asiduo en los diarios La Nación y en Clarín, además de aceptar reportes por radio y televisión. También recibió un Diploma al Mérito en la Disciplina Ética de la Fundación Konex.

Asesor de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), Braun era habitualmente consultado por los empresarios católicos, que lo respaldaron enfáticamente en la creación del Banco de Alimentos, una organización civil creada en el 2000 para compensar la crisis de pobreza de la década del 90, emulando una institución similar que se había creado en Phoenix en 1967.

Conocía desde niña a Máxima Zorreguieta, y ella lo eligió como representante de la Iglesia Católica argentina en su ceremonia de casamiento con el, por entonces, Príncipe Guillermo de Holanda. En esa ocasión, leyó un fragmento del Libro de Ruth, del Antiguo Testamento, y también participó en el oficio.

Hombre especialmente cálido, definido como un humanista de bajo perfil, sus amigos recuerdan que solía recorrer librerías de la avenida Corrientes con Carlos Floria, otro intelectual especialmente entusiasmado con el debate y la reflexión entre pares, y la crítica de libros y obras de arte.

Apasionado por la política, solía hablar también con representantes de ese mundo, incluido su propio sobrino, Marcos. Definido en su familia como “un espíritu claro, una mente lúcida, un sacerdote con hondura y apertura”, desde anoche su hermano Eduardo Braun organizaba con enorme pesar sus exequias.

Los restos serán velados desde hoy a las 16 en su casa de Recoleta (Junín al 1.000); en tanto, la misa de cuerpo presente está prevista para mañana a las 11 en la parroquia Patrocinio de San José. Luego será inhumado en el Cementerio de la Recoleta. Fuente y foto: Infobae.