Protestas por todo Francia: Cientos de detenidos, enfrentamientos y gases lacrimógenos

Protestas por todo Francia: Cientos de detenidos, enfrentamientos y gases lacrimógenos

La violencia otra vez degeneró en París este sábado en la cuarta marcha de los “chalecos amarillos”, con vehículos quemados en el bulevar de Courcelles, barricadas y “casseurs” o vándalos que vuelven a arrasar e impiden el ingreso de bomberos.

La gente, desalojada con gases lacrimógenos y perros policiales de los Campos Elíseos, se desplazó inesperadamente a los Grandes Bulevares, donde construyeron barricadas con macetas, árboles, señales de tránsito y las incendiaron.

El área no estaba preparada para la llegada de manifestantes que van por itinerarios impensados, donde hay negocios abiertos que pierden todo.

Los policías antidisturbios cargaron con violencia, protegidos detrás de camiones hidrantes que intentaron apagar los incendios de las barricadas. 

En los Grandes Bulevares se observa la presencia de extranjeros, con experiencia en enfrentar a la policía y técnicas de guerrilla urbana. Los reprimieron con gases y granadas ensordecedoras.

Los “casseurs” hicieron su aparición en el Faubourg Saint-Denis y el bulevar Sebastopol, donde los negocios no estaban protegidos con maderas.

Con la llegada de los “casseurs” que rompen las vidrieras y roban, la prensa entró en riesgo. Son extremadamente hostiles, especialmente con fotógrafos y cameramen.

Las condiciones de trabajo son difíciles porque amenazan e intentan romper las cámaras que los enfocan. Algunos canales se retiraron para preservar sus equipos.

Escenas de violencia en la capital francesa. (AFP)

Escenas de violencia en la capital francesa. (AFP)

Los casseurs andan encapuchados y el gran desafío es distinguirlos de los “chalecos amarillos”.

Más consignas se agregaron a la clásica “Macron, dimisión”: la gente grita “Todo el mundo detesta la policía” y aparecieron carteles donde se lee “Dictadura de las finanzas, Macron marioneta”.

Al principio hubo calma

El “Acto IV” de los “chalecos amarillos” al principio lucía más calmo de lo que se esperaba. 

En un día gris y frío, miles de manifestantes protestaban en una capital blindada, con el Palacio del Elíseo (la sede del gobierno) completamente cercado por muros antidisturbios.

Las fuerzas del orden ejecutaron un plan para impedir incidentes violentos. Ya hubo más de 700 arrestos en todo el país, según el primer ministro Édouard Philippe. En París alrededor de 270 se transformaron en detenciones preventivas.

El secretario de Estado al Interior Laurent Nuñez sostuvo que son cifras “similares” a las registradas la semana anterior.

Nota y foto: Clarín.

Loading Facebook Comments ...

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY