El oficialismo logró aprobar la ley de Presupuesto 2019, con “ajustes” y...

El oficialismo logró aprobar la ley de Presupuesto 2019, con “ajustes” y amigable al FMI

Fue con 45 votos a favor, 24 en contra y una abstención. El senador nacional de Avanzar-Cambiemos, Claudio Poggi, votó a favor. En contra de su aprobación votaron los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo, el porteño Pino Solanas y la rionegrina Magdalena Odarda.

El oficialismo logró hoy, a las 3:30, convertir en ley el Presupuesto 2019, con un guiño puesto en el FMI, y un paquete de leyes económicas con el respaldo de una parte del Bloque Justicialista, que dejó en evidencia sus fisuras, luego de una extensa sesión. El senador nacional de Avanzar San Luis-Cambiemos, Claudio Poggi, votó a favor de la iniciativa del presidente Mauricio Macri.

El Senado sancionó la Ley de Presupuesto con 45 votos a favor, 24 en contra y una abstención (del justicialista Carlos Espínola), mientras que la adenda al Consenso Fiscal obtuvo 48 positivos y 12 negativos.

Cambiemos contó con el acompañamiento de una porción del Bloque Justicialista que preside Miguel Pichetto -y que mostró en los discursos la división interna que sufre por estos días- además de las bancadas provinciales como el Movimiento Popular Neuquino (MPN).

Sin embargo, el oficialismo tuvo una baja: la del santacruceño Eduardo Costa, quien se ausentó de la sesión, molesto por lo presupuestado para su provincia según indicaron fuentes parlamentarias.

El rechazo fue encabezado por el Frente para la Victoria-PJ (FPV), que se fue luego de la votación del Presupuesto, y el otro sector del justicialismo, que coincidió con el kirchnerismo en los argumentos referidos al “ajuste” de las cuentas públicas, el crecimiento de la deuda y la insuficiencia, a su criterio, de los cambios logradas a lo largo de la discusión del Congreso.

También votaron en contra los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo, el porteño Pino Solanas y la rionegrina Magdalena Odarda.

Las exposiciones de Cambiemos se centraron en el “equilibrio fiscal” del Presupuesto 2019, la política de “ahorro”, el nivel de gasto social (que ronda el 70%) y el “consenso” con gobernadores peronistas, argumento que también usaron algunos de los justicialistas que votaron a favor.

Al igual que el presupuesto y la adenda al Consenso Fiscal, también fue convertido en ley el proyecto sobre revalúo del impuesto a las Ganancias para empresas, con 53 votos a favor y 8 en contra.

En cambio, la iniciativa que modifica el impuesto a los Bienes Personales fue girada a la Cámara de Diputados junto con la que establece una reducción de la alícuota que pagan las mutuales y cooperativas: la primera fue aprobada con 57 votos a favor y 4 en contra, y la segunda con 58 a 2.

El Presupuesto 2019 contempla un gasto total de más de 4 billones de pesos ($4.172.312.239.441), un dólar promedio de 40,10 pesos, inflación interanual del 23% para diciembre del año próximo y una caída de la economía del 0,5% del PBI, mientras que los servicios de deuda aumentarán 48,8% respecto de este año.

El debate

Al inicio de la sesión, el oficialista Esteban Bullrich destacó que el Presupuesto 2019 favorece el “ahorro” al trazar los objetivos de “déficit cero y equilibrio fiscal”.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda sostuvo sostuvo que “no es gratis la inflación, la inflación también es usar lo ajeno” y vinculó ese problema con que el país tuvo “en 100 años, 89 de déficit fiscal”.

La líder del FPV, Cristina Kirchner, sostuvo que “no se sale de la recesión ajustando el gasto público, al contrario, con este presupuesto se va a profundizar el sacrificio de la sociedad argentina y no va a tener resultado, porque la recesión se va a profundizar”.

“No estamos tratando la ley de presupuesto, sino una ley de déficit cero. Al margen de la que se aprobó acá y no dio resultado, debe haber siete u ocho países que aprobaron leyes de déficit cero y ninguna dio resultado”, agregó la senadora y mencionó países del G20 con déficit, incluido “Estados Unidos, con 4,60% de déficit”.

A su turno, Pichetto defendió su postura al destacar que “se consiguieron 67 mil millones de pesos que se van a distribuir entre las provincias, y las que voten o no voten igualmente van a recibir la plata”, al tiempo que hizo un repaso de cuánto recibirá cada distrito.

“Hay dos opciones: votar este presupuesto que es malo, un presupuesto de ajuste, o votar en contra, que es una pésima señal en términos internacionales e implica prorrogar el de 2018 con un alto poder discrecional del Ejecutivo en el manejo de los recursos para las provincias, que van a tener que ir de rodillas”, agregó.

El rionegrino sostuvo que aún si el presupuesto se hubiera rechazado “el plan económico sigue vigente” e “indudablemente el rumbo es de colisión”, en una frase inquietante que luego ligó con el endeudamiento y remató: “Cuando vayamos al default, que es una posibilidad si no se ordena el rumbo, lo van a pagar los más pobres”.

El jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, le apuntó a Cristina Kirchner y afirmó: “Escuché a la ex Presidenta hablar de que este no es un presupuesto, es un planilla de déficit cero diseñado por el FMI. Pero la historia de Argentina con el FMI no es nueva, se suscribieron 26 acuerdos de los cuales 9 los suscribió el Partido Justicialista”.

Finalmente, remarcó que “la previsibilidad tiene que ver con este presupuesto, no con el presupuesto en sí, sino con el mensaje”.

Uno de los críticos más fuertes en el marco de la división del Bloque Justicialista fue el formoseño José Mayans – enfrentado públicamente con Pichetto- quien señaló: “Vamos a autorizar el endeudamiento más grande de la historia argentina. Ese es el punto central de este presupuesto. 400 mil millones de dólares”.

El pampeano Daniel Lovera, otro de los integrantes del bloque de Pichetto que se expresó en contra del proyecto, consideró que el Presupuesto 2019 “muestra un fuerte desprecio del interior del país” y que “la variable de ajuste es el trabajador, la clase media, las pymes, los productores”.

Entre los miembros del Bloque Justicialista que se expresaron a favor estuvo el catamarqueño Dalmacio Mera, que destacó “el esfuerzo que han hecho los gobernadores, muchos senadores y el Poder Ejecutivo en ceder y conceder”, al tiempo que remarcó como hecho positivo que a su provincia el Gobierno “le devolvió el 15%” de la coparticipación.

En detalle

El Presupuesto 2019 se encuentra acompañado de un abultado paquete de proyectos económicos entre los que se encuentra la adenda del Consenso Fiscal que firmaron 19 de las 24 provincias y una modificación sobre el impuesto a los Bienes Personales.

Uno de los puntos centrales para el Gobierno es el objetivo de “déficit cero” contemplado en la iniciativa, al pasar de un desequilibrio primario (es decir, sin contar el pago de intereses de deuda, que se incrementa en un 50%) del 2,6% del PBI en 2018 a cero en 2019.

Según la iniciativa, la recaudación tributaria subirá un 38,9% y se ubicará en 4 billones 829 mil millones de pesos; el consumo privado tendrá saldo negativo del 1,6%; la inversión bajará en un 9,7%; las exportaciones subirán un 20,9% y las importaciones un 2,8%.

El presupuesto establece un aumento de recursos para Desarrollo Social del 34,2% respecto de este año y la creación de un fondo de 6.500 millones de pesos para girar a las provincias a modo de compensación por la rebaja de subsidios al transporte.

Adenda

La adenda al Consenso Fiscal 2018 apunta a modificar los compromisos de ajuste en cuentas públicas firmados por las provincias, con el fin de que puedan afrontar a partir del año próximo el costo de los subsidios al transporte público y a la tarifa eléctrica diferencial, cuya responsabilidad les fue traspasada por la Nación.

En el proyecto, los gobernadores acordaron derogar las exenciones del impuesto a las Ganancias para empleados públicos, con el fin de aumentar la recaudación, y se habilita la posibilidad de incrementar el gasto público corriente primario más allá de los límites que había establecido el Consenso Fiscal.

Los únicos gobernadores que no firmaron la adenda fueron el formoseño Gildo Insfrán, la santacruceña Alicia Kirchner, el pampeano Carlos Verna, el puntano Alberto Rodríguez Saá y el santafesino Miguel Lifschitz.

Bienes Personales

La Cámara de Diputados había aprobado un proyecto para que el mínimo no imponible de este tributo pase de 1.050.000 pesos a 2.000.000 a partir de 2019 y, a partir de una propuesta de Cambiemos, se eliminó el cobro de este impuesto sobre inmuebles rurales.

Sin embargo, durante el debate en el Senado el jefe del Bloque Justicialista, Miguel Pichetto, presentó un proyecto alternativo para eximir del impuesto a los Bienes Personales destinados a casa-habitación de hasta 18 millones de pesos, el cual fue acordado con el oficialismo.

Cooperativas y mutuales

Se trata de un proyecto correctivo impulsado por el santafesino Omar Perotti (Justicialista) y el chaqueño Ángel Rozas (Cambiemos) para reducir el impuesto sobre el capital que pagan las cooperativas y mutuales de ahorro, de crédito y de seguros.

El Presupuesto 2019 prevé elevar esa alícuota del 2% al 6% el año próximo, lo que generó un reclamo de las cooperativas y mutuales y llevó al Senado a impulsar una iniciativa correctiva para que el impuesto sea del 3%.

Revalúo

Otro de los proyectos propone una modificación de la Ley de Impuesto a las Ganancias para cambiar el criterio de revalúo por inflación de la rentabilidad de las empresas.

Según la iniciativa, para los ajustes por inflación de balances no se impondrán actualizaciones en tercios -como se votó el año pasado-, sino del 55%, 30% y 15%, respectivamente para los próximos tres períodos.

Además, se sustituyen disposiciones del ordenamiento tributario vigente: las expresiones “Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM)” e “Índice de Precios al por Mayor, nivel general” reemplazan la de “Índice de Precios al Consumidor nivel general (IPC)” que suministre el INDEC.

Monotributo especial

Hay dos proyectos que buscan establecer un régimen de monostributo especial para productores cañeros y tabacaleros: uno original del Senado y otro con modificaciones de la Cámara de Diputados.

La iniciativa original de la Cámara alta, impulsada por la tucumana Beatriz Mirkin (Justicialista) propone “que los ingenios hagan de agente de retención” y el monotributo “se cobre por única vez cuando entregan la caña” en lugar de pagarlo una vez al mes.

 

Nota y foto: Noticias Argentinas.

NO COMMENTS