Villa Mercedes: un juez brindó detalles de un accidente fatal

Villa Mercedes: un juez brindó detalles de un accidente fatal

Explicó por qué envió al penal al conductor de una camioneta que causó las muertes de una madre y de su hija de 3 años.

Aldana Violeta Aguilera, la joven de 24 años que murió junto a su hija de 3, al estrellarse con una camioneta en una esquina de Villa Mercedes, no se hubiera salvado aunque hubiera llevado puesto el casco. Después del choque, fue arrollada por el otro vehículo, según indican las pericias y la única cámara que registró el accidente, reveló ayer el juez Leandro Estrada, en una conferencia en la que explicó, entre otros detalles, por qué envió al penal al conductor de la Ford Ranger. El hecho de que el rodado haya pasado literalmente encima de la mujer le provocó unas heridas en el tórax que fueron tan letales como las que sufrió en la cabeza.

Tras advertir a través del video que la camioneta la había arrollado, el magistrado ordenó algo que, en un principio no había considerado necesario, la autopsia. En la semana, el cuerpo de Aldana fue exhumado. La médica forense determinó que, además del traumatismo de cráneo que le quitó la vida, la joven tenía múltiples golpes en el tórax y en el abdomen. “Eso hace que el hecho sea todavía más grave de lo que parece, porque Collado la chocó y pudo frenar, sin embargo siguió y la arrolló”, remarcó Estrada.

El siniestro ocurrió en 25 de Mayo y Ayacucho. El acusado circulaba por la avenida de norte a sur y las víctimas lo hacían en moto por la otra calle. Según concluyeron los peritos que estudiaron la mecánica del accidente, la camioneta frenó doce metros después del lugar de la colisión. Al menos, a esa distancia quedó la Ranger de la Motomel 125.

El video, además, confirmó la responsabilidad del hombre de 65 años en el choque: pasó el semáforo en rojo, dijo el juez. Aunque la videocámara estaba ubicada detrás del sector del accidente, desde donde no son visibles las luces de los semáforos, la circulación de los vehículos que transitaron antes y después en esa esquina permite deducir que Collado hizo caso omiso a la señalización.

“En un momento previo al siniestro, vemos a otra moto y un auto que paran en esa esquina. Están detenidos ahí (sobre Ayacucho) unos segundos y arrancan otra vez. A los diez o trece segundos, pasaron por esa misma calle las víctimas y sucede el choque”, relató el magistrado. La luz verde del semáforo, recordó, no dura menos de 30 segundos. Eso quiere decir que, cuando Aldana y su hija cruzaron por ahí, estaban habilitadas para hacerlo, no así los conductores que marchaban por la avenida.

Los tres testigos que declararon confirmaron también eso. Todos vieron, desde distintas posiciones, que el acusado cometió falta. Unos advirtieron el semáforo en verde para las víctimas y otros, en rojo para Collado. De hecho existe una cuarta persona que presenció el choque, que habría visto lo mismo. El juez trata de ubicarla.

Por último, la pericia accidentológica también estableció que el conductor de la Ranger no tenía el paso habilitado cuando ocurrió la tragedia, subrayó Estrada.

Cuando el hombre fue detenido, el martes 16, el día del siniestro, fue imputado por “doble homicidio simple con dolo eventual”. Pero finalmente Estrada lo procesó por “doble homicidio culposo, agravado por violar la señalización de semáforo y por el resultado-por ser más de una víctima”.

Un delito, cuyos agravantes, con la modificación del Artículo 84 bis del Código Penal a principios de 2017, prevé condenas de hasta seis años. Entre esas faltas que engrosan la escala penal están: manejar por encima de los 30 kilómetros  de la velocidad máxima, conducir alcoholizado o hablando por teléfono o cruzar un semáforo en rojo.

Por eso, aunque al acusado no le pesen antecedentes penales, al ser procesado por un delito que podría suponer una condena de ese calibre, la prisión preventiva era algo de lo que no iba a poder zafar de todas maneras.

Fuente: El Diario de la República.

NO COMMENTS