Errores que dañan a tu salud y que debes corregir antes de...

Errores que dañan a tu salud y que debes corregir antes de los 40

A partir de los 40 años es fácil sufrir una enfermedad cardiovascular. Tener hábitos saludables es más sencillo de lo que piensas y tu corazón te lo agradecerá.

Cuando tenemos 20 años nos sentimos invencibles. Es un hecho. Salimos, bebemos, comemos lo que queremos y pocas veces pensamos en los problemas que las conductas poco saludables pueden acarrear en nuestro cuerpo. Pero el tiempo, por norma general, no espera a nadie y un día nos despertamos con 40 años sin saber muy bien cómo hemos llegado hasta ahí y descubriendo los primeros achaques, fruto de esos excesos que pasan factura, provenientes de no haber tratado nuestro cuerpo como si fuera un templo.

Para que esto no suceda es fundamental llevar a cabo una serie de rituales que debemos seguir día a día, para convertir en hábitos que mejorarán nuestra salud sin ni siquiera darnos cuenta. Después de los 40 los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares aumentan, como bien dice el doctor Deepak Bhatt, director ejecutivo de programas cardiovasculares en Brigham and Woem’s Hospital Heart & Vascular Center, por lo que seguir los sencillos pasos que te daremos a continuación aumentará las posibilidades de llegar a la vejez con una salud de hierro. Ya nos lo agradecerás.

Y si ya has cumplido los 40, los 50 o los 60 y estás leyendo esto, no te preocupes que no está todo perdido. Solo deberás abandonar algunos hábitos poco saludables a cambio de que tu corazón siga manteniéndose imbatible dentro de unas décadas. Estos son los seis sencillos pasos que debes seguir para conseguirlo.

 

Perder peso

 

¿No te parece tan fácil como asegurábamos? Lo cierto es que una vez llegados a los 40 es fácil aumentar de peso. Tu metabolismo comienza a desacelerarse, por lo que los hábitos que seguías cuando eras joven (o más joven) ya no sirven.

Según el doctor Bhatt, lo ideal es adquirir la costumbre de subirse a la báscula todos los días, para así conocer las fluctuaciones que tu cuerpo está teniendo. Lo mejor es controlar tu peso a primera hora de la mañana, antes de desayunar o ducharte. Presentamos pequeñas variaciones a lo largo del día, no debes preocuparte. Cuando debes hacerlo es cuando tu escala incrementa semana tras semana. Es una clara señal de que necesitas hacer algunos ajustes en tu dieta.

 

Dieta mediterránea

 

Lo que nos lleva a un segundo punto. Los nutricionistas recomiendan basarse en una dieta mediterránea para tener una salud óptima. Aquí estás de suerte, teniendo en cuenta el lugar en el que te ha tocado nacer. No hace falta mencionar que una dieta baja en calorías es una buena idea para no aumentar de peso, y las porciones pequeñas son tus aliadas. Te presentamos algunos trucos que pueden ayudarte a bajar de peso: identifica tus señales de hambre.

Si diez minutos después de terminar de comer sigues teniendo hambre vuelve a por más, claro, pero ten cuidado con las grasas. No consumas más de una cucharada de mantequilla o de aceite de oliva, tus porciones de verduras deben ser del tamaño de una pelota de béisbol y las de cereales del de una pelota de tenis.

 

Di SÍ a la vida social

 

Todos necesitamos una noche de Netflix, sofá y mantita, pero debes saber que los amigos tienen una importancia crítica para la salud de tu corazón. El aislamiento social, a medida que envejecemos, causa estragos en nuestra salud, señala Michael Miller, profesor de medicina cardiovascular en la Universidad de Maryland. De hecho, la falta de relaciones sociales aumenta el riesgo de una persona de padecer una enfermedad cardíaca en un 29%. Relaciones sociales = reducción del estrés. Así que piénsatelo la próxima vez que te de pereza bajarte a escuchar los problemas que tus colegas tienen con su jefe.

 

No te pases con el gimnasio

 

Algunas investigaciones sugieren que demasiado ejercicio puede dañar el corazón, especialmente en el futuro. Pero como tampoco es plan de ser un ficus, lo mejor es que realices ejercicio de 30 a 45 minutos al día, de tres a cuatro veces por semana. El tiempo de calentamiento es fundamental, no todos estamos preparados para levantarnos y correr una maratón. Tómate por lo tanto tu tiempo para caminar y estirarte antes y después de hacer un ejercicio vigoroso.

El estrés es parte del mundo en el que vivimos, pero cómo se reacciona ante él puede marcar una gran diferencia. No saber controlarlo ni canalizarlo, eso es lo verdaderamente perjudicial a largo plazo. La meditación ha demostrado ser muy útil para combatir el estrés fuera de control. “Con o sin un componente espiritual, la meditación puede ayudar a reaccionar al estrés de maneras más saludables”, asegura el doctor Bhatt.

 

Deja de fumar ¡ya!

 

La única regla que existe para dejar de fumar es seguir intentándolo. Las estadísticas muestran que la persona promedio que ha dejado de fumar con éxito lo ha intentado entre siete y diez veces antes de que funcionara. Cuanto más joven seas, mejor. Y, contrariamente a lo que creen algunas personas, la marihuana no es más sana. “El consumo de marihuana puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco de una persona”, dice el doctor Bhatt. Las investigaciones han relacionado el uso de la marihuana con las enfermedades cardíacas y el derrame cerebral, así que ¿por qué no te retas?

 

Nota y foto: El Confidencial.

NO COMMENTS