Desbarataron un quiosco de droga; el hombre que lo manejaba se fugó

Desbarataron un quiosco de droga; el hombre que lo manejaba se fugó

El sospechoso era investigado desde hacía tres meses, por lo que está identificado y podría caer detenido en las próximas horas. En su vivienda la Policía secuestró marihuana, cocaína, un arma, proyectiles, dinero y un auto.

Esta vez el efecto sorpresa no alcanzó. Y es que a los efectivos de Lucha Contra el Narcotráfico, el sospechoso de regentear el kiosco de droga desbaratado en el barrio 102 Viviendas de la capital se les escapó de las manos, esta madrugada, cuando llegaron a hacer el allanamiento al que los había autorizado la justicia Federal. El hombre era investigado desde hacía tres meses, por lo que está identificado y podría caer detenido en las próximas horas. Salvo ese detalle, la Policía calificó el procedimiento como exitoso ya que lograron secuestrar drogas, dinero, un arma y otros elementos de prueba para la causa.

El negocio ilegal funcionaba en la manzana 357 del barrio 102 Viviendas, en la zona este de la ciudad, a unos metros de calle Fuerte Constitucional, aunque los investigadores también determinaron que el sospechoso hacía entregas de droga con su vehículo, un Fiat Uno blanco que quedó secuestrado.

La comisario mayor Andrea Cura, directora general de Lucha Contra el Narcotráfico, comentó que el allanamiento comenzó a las tres de la mañana con colaboración del Grupo Especial COAR y efectivos de la Comisaría 7ª y del Comando Radioeléctrico.

Cuando arribó el primer móvil, del COAR, en el frente del domicilio del sospechoso había cerca de 15 personas en 9 motos, que salieron en todas direcciones para despistar. A pesar de que los agentes lograron reducir a diez personas, el dueño de casa escapó en una de las cinco motos que lograron evadir a los policías.

De esos diez demorados sólo quedó detenido el hermano del sospechoso prófugo, a quien le encontraron un cigarrillo de marihuana entre las prendas de vestir.

Dentro de la vivienda había de todo. En una de las habitaciones secuestraron 121 gramos de marihuana, parte compactada y parte fraccionada, suficiente para dividirlo en unas 240 dosis, y otras 32 dosis de cocaína;  también había 52 semillas de cannabis sativa, la planta de la marihuana, y un espécimen de 1,40 metros en el patio.

También hallaron una pistola 9 milímetros marca Bersa, con la numeración limada y siete proyectiles en el cargador, un cargador extra y una caja con 40 municiones para el arma. Los investigadores también se incautaron de una balanza de precisión, dos celulares y la suma de 7.240 pesos en efectivo.

Un dato curioso es que parte de ese dinero formaba parte de una ofrenda en un improvisado altar dedicado a San La Muerte, una figura pagana a la que los delincuentes le piden protección.

Cura destacó el resultado del procedimiento y dijo que la captura del sospechoso, que es de San Luis, mayor de edad y cuenta con antecedentes policiales, es cuestión de tiempo.

Fuente: El Diario de la República.

NO COMMENTS