Convencido de que el flagelo afecta a todo el globo, Francisco llamó a los jefes de todas las Conferencias Episcopales para reunirse del 21 al 24 de febrero próximo en el Vaticano.

El flagelo de los abusos sexuales infantiles en la Iglesia es cada vez más visible, generalizado y amenaza con socavar a la institución y el legado del Papa Francisco, que este miércoles convocó a una cumbre mundial en el Vaticano para analizar la prevención del abuso sexual de parte de clérigos. Los jefes de todas las Conferencias Episcopales se reunirán del 21 al 24 de febrero próximo según anunciaron desde la Santa Sede.

La convocatoria no se dio por que sí. Mañana, el Papa se reunirá con líderes eclesiásticos estadounidenses, profundamente desacreditados por acusaciones de décadas de abusos sexuales y un escándalo de encubrimiento que señala directamente a Francisco.

Puntualmente, un nuncio jubilado del Vaticano lo acusó de haber rehabilitado a un cardenal estadounidense de las sanciones impuestas por el papa Benedicto XVI por haber abusado y acosado a seminaristas adultos.

Ahora, aconsejado por sus cardenales asesores más cercanos “el Santo Padre ha convocado a una reunión con los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo para hablar de la prevención de abusos de menores y adultos vulnerables”, informó la vicedirectora de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Paloma García Ovejero.

Fuente y foto: El Diario de la República.