El pasado 19 de julio un niño británico de 13 años de edad desató una alerta terrorista después de que dejó un dibujo de una bomba en la mesa plegable.

Inmediatamente se realizó la evacuación del vuelo de Ryanair con destino a Edimburgo, en en el aeropuerto Eindhoven, el segundo mayor aeropuerto de Holanda.

Los fiscales holandeses hicieron pública la investigación que demostró que la amenaza de bomba resultó ser un dibujo de un niño británico, cuyo nombre no se ha revelado por razones de privacidad.

La nota encontrada incluía un dibujo que mostraba cómo una bomba podía desencadenar una explosión en el avión.

Un testigo dijo que una mujer sentada a su lado fue quien encontró la nota en la mesa plegable. “Había gráficos, algunos dibujos de cómo hacer una bomba. Lo encontró antes del despegue y tuvo un ligero pánico”, explicó.

Los agentes holandeses cuestionaron al niño, quien dijo que el dibujo no era en serio.

Tras encontrar la nota las autoridades hablaron con el piloto y luego procedieron a evacuar a todos los pasajeros.

Un perro detector de explosivos inspeccionó el avión, pero no encontró nada.

Finalmente el avión despegó tres horas después, pero otros vuelos más fueron retrasados y partieron al siguiente día. Otros cuatro vuelos aterrizaron en el lado militar del aeropuerto y otros desviados a Amsterdam.

Las autoridades que hablaron con el niño dijeron que tuvieron una “buena conversación” con el chico, pero decidieron que no lo enjuiciarían.

¿Qué opinas?

[Metro]