Después de la publicación del informe que reveló que 300 curas católicos abusaron al menos de mil niños en Pensilvania, el Vaticano afirmó que siente “vergüenza y dolor”, y aseguró que el Papa está del lado de las víctimas.

Una exhaustiva investigación que reveló que 300 curas católicos abusaron al menos de mil niños en Pensilvania aumenta la presión en Estados Unidos para endurecer las leyes y aplicarlas a los líderes de la Iglesia que encubrieron estos crímenes durante décadas. Dos días después de la publicación del informe, el Vaticano afirmó el jueves que siente “vergüenza y dolor”, y aseguró que el Papa está del lado de las víctimas.

“Las víctimas deben saber que el Papa está de su parte. Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”, dijo el Vaticano.

La investigación, la más exhaustiva jamás realizada en Estados Unidos sobre el tema, señala que la cifra de menores abusados por sacerdotes católicos “está en los miles” en Pensilvania.

Pero la mayoría de los crímenes fueron cometidos hace tanto tiempo que prescribieron.

Para evitar nuevos abusos, el informe recomienda endurecer las leyes para obligar al liderazgo de la Iglesia a reportar los crímenes, eliminar el límite de tiempo máximo para denunciar todos los casos de abuso sexual de un menor y alargar el plazo para que las víctimas puedan exigir indemnizaciones.

Castigo para los encubridores

“Espero que como resultado del informe el liderazgo de la Iglesia católica comience a estudiar en serio la manera de responsabilizar a los obispos, que no cometían abusos pero transferían a los curas abusadores” de una diócesis a otra, dijo Lisa Fullam, profesora de Teología Moral de la Universidad de Santa Clara, en California.

Ni desde el Vaticano ni en Estados Unidos “la Iglesia católica ha manejado de manera adecuada el tema de los obispos que encubrían los abusos”, estimó.

La llamada “Carta de Dallas”, aprobada por los obispos católicos estadounidenses en 2002 tras el estallido del escándalo de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes en Boston, fue un avance para intentar disciplinar a los abusadores. Pero solo se aplica a los sacerdotes, no a los obispos.

La ley debería “aplicarse muy claramente” a los casos de encubrimiento, estima Leon Podles, autor del libro “Sacrilegio: abuso sexual en la Iglesia católica”.

Durante la investigación de su libro, descubrió que muchas veces los curas abusadores de la costa este eran transferidos a parroquias en el oeste del país con fieles hispanos o de origen indígena, por ejemplo en Texas, Nuevo México o California, “porque los niños no tendrían las palabras para describir lo que les estaba ocurriendo”.

Fuente y foto: NA.