La foto que pasó a la historia: Lionel Messi y la Copa, tan cerca y tan lejos

“Las heridas cierran con el paso del tiempo”, quizás sea la frase más escuchada ante algún desamor o pérdida. Lo que nunca nadie nos dice es cuanto tiempo hay que esperar: semanas, meses o años. Es una incógnita atada al sentimiento inicial. La derrota de la Argentina ante Alemania en la final del Mundial Brasil 2014 forma parte de ese dolor deportivo que desconocemos cuando se escurrirá. La cita mundialista en Rusia 2018 no ayudó y volvió a traer el recuerdo de aquella fatídica tarde en la que se estuvo tan cerca de ganar.

Pasaron exactamente 1461 días del partido. El desborde y centro de Schurrle, la pelota que cayó entre los centrales y una volea de Götze enterraron el sueño argentino. Fue el primer gol que la selección recibió desde la etapa de grupos. En el peor momento, en el minuto 113, cuando las piernas ya no reaccionaban y los penales estaban a la vista, cayó ese baldazo de agua fría, cuando todo hacía prever que se llegaría a los penales.

La selección pasó de la ilusión a arrodillarse en el Maracaná tras el silbato final. El equipo de Sabella quizás jugó su mejor partido en Brasil, por la instancia, por el rival y por las ocasiones generadas: tres mano a mano que los delanteros argentinos no pudieron aprovechar. Higuaín y Messi desviaron sus remates ante Neuer , que se sumaron al famoso “era por abajo Palacio “.

Atrás había quedado la primera etapa demoledora del 10 argentino: cuatro goles en tres partidos y un nivel acorde a su status de mejor del planeta, además de la broma de Lavezzi a Sabella frente a Nigeria, cuando le tiró agua sobre su traje. Nueve puntos de nueve y la Argentina se clasificaba a los octavos de final con mucha ilusión y un cuadro que lo beneficiaba. El gol agónico de Di María frente a Suiza cuando el partido se moría,la volea tempranera del Pipa frente a la joven Bélgica y la tarde heroica de Romero frente a Holanda condujeron al encuentro decisivo.

Quizás la herida siga abierta por aquel lacerante gol germano en el minuto 113, por las ocasiones desperdiciadas y por los 28 años sin levantar la Copa del Mundo, por sentirse tan cerca pero quedar tan lejos. O porque se esperaba que Rusia 2018 hiciera olvidar a Götze de la memoria colectiva. Pero esa ilusión duró un suspiro: la selección fue eliminada por Francia en octavos, tras sufrir hasta el final la etapa de grupos y escuchar sobre los numerosos desbarajustes puertas adentro en la concentración.

Las dos selecciones que derrotaron a la Argentina en su paso por Rusia 2018 se enfrentarán este domingo en la final de la cita mundialista. Francia y Croacia estarán en el mismo lugar en el que situaron Messi y compañía hace cuatro años. Con proyectos distintos: Francia con un trabajo a largo plazo y Croacia con un director técnico recién llegado. Las dos selecciones se mostraron ampliamente superiores al equipo argentino, quizás tan amplias como la herida de la final con Alemania.

Los goles errados por Higuaín, Messi y Palacio

Nota, foto y videos: La Nación.

Loading Facebook Comments ...