La tendencia está marcada por el juego en multiplataforma en el que puedan usarse diversos dispositivos como consolas, computadoras y smartphones.